La diosa, hija vetusta de la Tierra, es una madre de piedra caliza.  Lleva ceñidas a su cabeza trenzas de granos, su cara es un amasijo de barro. Tiene el vientre esponjoso y los pechos fructíferos de maternidad. Perdura parada, sin brazos, ni pies, al tirón del tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .