La escritora, en introspección vislumbró entre sus recuerdos su biografía. 

Las memorias la alimentaron para sobrevivir.  Recopiló 929 capítulos de su vida,  el mismo número  de la historia de Israel aportado por los setenta sabios judíos a la biblioteca de Alejandría.

 Comenzó a escribir, tenía apremio por  liberarse del  oscilante ir y venir de su estado anímico. Desde el  espejo de su pieza, moteado de azogue, los espectros del pasado le dictaban sus vidas. 

Después de mucho escribir y cansada de tan ardua labor, quiso poner el Punto Final en su libro, no pudo, el signo ortográfico  del teclado no funcionó. 

 Se quedó atrapada en la narración, hasta su muerte.

Safe Creative #2104303837009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .